Brione House – Wespi de Meuron


Martes, 28 de agosto de 2012

La zona más meridional de Suiza, el cantón del Ticino, es un lugar particular. Durante mucho tiempo aislada del norte del país, ha conseguido mantener un gran grado de independencia, carácter y cultura. Gracias a esto ha desarrollado desde los años 50 una particular situación respecto a la arquitectura, en donde lo tradicional y lo contemporáneo funcionan a la par. Desde los años 50 pequeñas obras de arquitectura moderna salpican el paisaje, caracterizadas por su pequeña escala y su rigor constructivo, interpretaciones locales de la obra de Mies, Le Corbusier o Terragni. La escuela de arquitectura de Mendrisio, en donde ejercen clase algunos de los arquitectos actuales más reconocidos, ha puesto de nuevo en los últimos años sobre el mapa mundial al Ticino, algo que ya habían iniciado maestros como Luigi Snozzi, Livio Vacchini o Mario Botta.

Esta pequeña casa se sitúa en Brione sopra Minusio, Locarno, en una zona residencial caracterizada por una fuerte pendiente y con unas magníficas vistas sobre el lago Maggiore. Frente a la la urbanización caótica existente y al modelo tradicional de vivienda, la casa se reduce exteriormente a la mínima expresión, protegiéndose del exterior y abriéndose al paisaje solamente en un único punto.

De la ladera emergen dos volúmenes rotundos de piedra. El primero de ellos, situado en la parte baja de la parcela, funciona de entrada a la casa mediante una ascensión por unas escaleras que parecen excavadas dentro de una cueva, para llegar a un patio exterior en el segundo volumen. En este segundo volumen se desarrolla un programa mínimo de vivienda, caracterizado por la importancia del detalle en los materiales. Dos habitaciones en el piso superior iluminadas mediante pequeños patios y sin vistas al exterior refuerzan el concepto inicial de la vivienda, y la piscina sobre el primer volumen se contrapone al paisaje como un lago elevado con una magnífica posición.


Fuente: Wespi de MeuronArchdaily

Fotografía: Hannes Henz