REFORMA Y AMPLIACIÓN DE OFICINAS PARA NAVE EN EL POLÍGONO INDUSTRIAL DE SABÓN – ARTEIXO – A CORUÑA

PW_001-13
Jueves, 7 de febrero de 2013

El objetivo de esta intervención es aprovechar el volumen de una nave existente de 1660 m2 construidos en planta, situada en Polígono industrial de Sabón – Arteixo (A Coruña), para dividirla en dos zonas: una destinada a la propia nave en sí y otra en la zona frontal más próxima a los accesos y que va a ser la tarjeta de visita, destinada a las oficinas del grupo empresarial.

En la propuesta que se pretende llevar a cabo se mantiene el volumen exterior de la nave existente únicamente con la salvedad de que se modifica el frente de la misma en donde se van a ubicar la zona de oficinas y vestuarios. En esta modificación se altera la fachada de modo que se re-configura la misma para diferenciar exteriormente lo que es la nave en sí de lo que son las oficinas como bloque representativo y que poseerá en su concepción la intención de renovar visualmente la imagen corporativa de la empresa a efectos de darse a conocer.

Desde el punto de vista de las oficinas, tal y como hemos mencionado anteriormente se altera la fachada actual de la nave para convertir esta parte de la misma en un volumen más acorde con el uso y la imagen de la actividad de servicios y gestión que se desarrolla en su interior. Para ello en uno de los tramos existentes de nave (el situado más al norte) se eliminará parte de su altura y se amplían ligeramente, otros tramos, en su parte inferior. De este modo se consigue modificar el volumen  que junto con el uso de otros materiales como acabado permiten alcanzar el objetivo de diferenciar la nave de la zona de oficinas. También se interviene el la cubierta, pero exclusivamente en parte de los materiales de la misma (sustituyendo paneles opacos por otros traslúcidos), sin modificar el volumen, con el fin de conseguir iluminar a través de una especie de patio ajardinado cubierto la parte posterior de las oficinas.

El cuerpo de las oficinas se dividirá en dos plantas. En la planta alta, de 320 m2 útiles, se ubican dos despachos de dirección, gerencia y sala de juntas; y la planta baja, de 350 m2 útiles, se divide en dos partes: una propia para las oficinas de trabajo (recepción, área administrativa, área técnica, aseos, zona de descanso y despacho polivalente con las áreas de trabajo) y otra, independiente de la anterior y vinculada a la nave, en la que se encuentran los vestuarios, cuartos de instalaciones y limpieza y una oficina para el taller. Las dos plantas están comunicadas entre sí, no solamente a través de las escaleras y el ascensor, sino que gracias a la doble altura de la zona de la entrada y del patio vertical en la zona posterior se consigue una vinculación espacial entre ambos niveles.

En lo que se refiere a la concepción interior, esta se plantea siguiendo una línea muy minimalista en cuanto a la utilización de materiales y elementos de equipamiento, tanto el contenedor a base de tonos en escala de grises (suelos continuos, falsos techos continuos,…) como el equipamiento de mobiliario e iluminación, juegan con líneas puras y tonos sobrios sobre los que de vez en cuando resalta algún elemento decorativo (cuadros, accesorios,…) y el contraste vegetal iluminado verticalmente sobre lienzo gris que hace de telón de fondo en el patio ajardinado.