LIMA, LOW IMPACT MEDITERRANEAN ARCHITECTURE – SaAS


Viernes, 19 de noviembre de 2010

LIMA, Low Impact Mediterranean Architecture, es una iniciativa que agrupa un consorcio de una cuarentena de empresas nacionales e internacionales relacionadas al sector de la edificación. Su principal objetivo consiste en demostrar, que una drástica reducción del impacto ambiental relacionado con todo el ciclo de vida de un edificio es posible y al mismo tiempo asequible en términos económicos.

Por tal fin, el grupo de investigación multidisciplinario asociado al proyecto ha desarrollado un estándar de construcción de alta eficiencia energética y mínimo impacto ambiental para países de climas cálidos, aplicable tanto a obra nueva como a rehabilitación. LIMA implica un cambio de paradigma en la concepción de la arquitectura y de la ciudad, incorporando una nueva contabilidad basada en los principios ambientales y en la calidad de vida. Por eso, y porqué permite medir la sostenibilidad, LIMA es una herramienta para cambiar el rumbo de nuestro futuro común.

La construcción del prototipo LIMA es un trabajo conjunto de técnicos especialistas de construcción y sostenibilidad , grupos de investigación y universidades y más de 40 empresas industriales que han aportado su conocimiento y materiales.

En el prototipo situado en el Campus de la Universitat Ramón Llull se está verificando su comportamiento energético durante un año en condiciones estandarizadas de uso. Comparaciones diarias entre las simulaciones efectuadas con los datos climatológicos reales y los flujos de energía medidos permitirán optimizar el funcionamiento del edificio y evaluar las herramientas de simulación. En un segundo año se monitorizará el comportamiento del edificio en condiciones reales de uso.

Alcanza una reducción de emisiones del 97,4% en comparación con un edificio habitual de nueva construcción cumpliendo el Código Técnico de Edificación. A parte de la selección de materiales de bajo impacto, la rigorosa continuidad del aislamiento de 12cm en fachadas y cubierta y 10cm en el suelo casi libre de puentes térmicos asegura una transmitancia térmica de la envolvente opaca de 0,23 W/m2•K. La fachada ventilada y la gran inercia térmica de la cubierta vegetal minimizan la transmisión de calor proveniente de la radiación solar hacía el interior en verano. Unas ventanas de carpintería de madera con acristalamiento 6/15/6 de baja emisividad y cámara de 90% Argón (U=1,1 W/m2•K) resultan en una transmitancia global de las oberturas de menos de 1,4 W/m2•K.

Fuente: PlataformaArquitectura