CASA EN HIEIDAIRA (JAPÓN) – TATO ARCHITECTS


Lunes, 28 de febrero de 2011

La belleza de ver el trabajo en Japón es que llegamos a experimentar dos extremos: poder ver las obras modernas y de vanguardia que habitualmente se presentan en un contexto reducido al mismo tiempo que se puede admirar la tradición y la sencillez del lenguaje vernáculo de la ciudad. Esta casa en Hieidaira, situada a los pies del monte Hiei, cerca de la frontera de Kyoto y Shiga, es un ejemplo perfecto de este lenguaje sereno.

Diseñada por Tato Architects, esta casa es el estudio y la vivienda de un artista. El cliente solicitó un espacio para sus padres con la esperanza de que vivirían con él en el futuro. El programa se organiza teniendo en cuenta esta y otras peticiones del cliente. El ruido y el olor del taller también influyeron en el resultado, fragmentándo en tres unidades el proyecto: un taller y dos unidades residenciales pequeñas. Las condiciones urbanas del barrio imponen techos inclinados, los diseñadores utilizan este estilo vernáculo a su favor y han creado dos viviendas formalmente tradicionales de las tres estructuras a fin de captar el espacio interior vertical. Esto se traslada a la compartimentación del lugar mientras  proporciona un amplio espacio para sus necesidades funcionales.

La colocación de las viviendas fue cuidadosamente seleccionada para compartir el área de drenaje común. La materialidad es simple pero inteligente: Tableros de virutas de cemento (que actúan como aislante térmico resistentes al fuego) que se implementan a la estructura que soporta la pared y a la estructura que se cubre con planchas de policarbonato corrugado. El calor radiante se suministra mediante almacenamiento térmico que utiliza electricidad, en la zona norte se realizó una gran abertura de manera que consigue introducir la máxima luz solar.

Desde el exterior estas casas de estilo rural parecen pequeñas, pero el ingenio de los arquitectos (y en este caso, el bajo presupuesto) ayudó a simplificar el interior y crear un entorno sencillo. Incluso para nuestra sorpresa, Tato architects fue capaz de crear una organización privada, un espacio “escondido” interior en el nivel superior de la casa. Este es el espacio que le permite transportarse lejos de la casa de campo, en un oasis que se siente como un escape del resto. Nos encanta ver el proyecto como lo máximo realizado con lo mínimo, Japón parece estar haciendo mucho de esto.

Fuente: Metalucus

Yatzer